martes, 19 de abril de 2016

Reflexiones sobre el uso de tacones





Hay muchas mujeres a quienes les encanta llevar tacón a pesar de reconocer dolor y incomodidad. Algunas ya conocen los problemas asociados al uso prolongado del tacón, como dolores a nivel lumbar, cambios artrósicos en la rodilla, alteración de postura, acortamiento de tendones y otros problemas, algunas irreversibles, tanto en el pie como en otras partes del cuerpo. Y aún así, siguen usándolo. Algunas a diario. Otras se limitan a fiestas y bodas. Parece casi inaceptable no vestir de tacón en ciertos acontecimientos. Respecto a esta entrada, cada una es libre de llevar lo que quieran, y esto no va a ser un manifiesto en contra del tacón. Ni siquiera hablar de los problemas asociados a ello (para ello ya hay artículos muy interesantes como por ejemplo este) si no a mí me interesa ahora mismo el fenómeno social que hay detrás. ¿Por qué decide una mujer llevar tacón a pesar de las incuestionables molestias y dolores que provoca? ¿Por qué? ¿Qué te hace el tacón para querer usarla a pesar de todo? ¿Qué cánones de belleza absurdas hemos asumido sin cuestionar ni reflexionar?

El zapato de tacón se ha convertido en una herramienta de poder en nuestra sociedad jerárquico y patriarcal.
Poderío, fuerza, atractivo físico. Estilizan y realzan la belleza de las piernas, dicen. Sexualidad y sensualidad. Estatus y valía. Parecen darnos la llave para ser alguien en este mundo social, ser útil, inteligente, válida. ¿Cómo llegó a representar todo eso?
Los orígenes del zapato del tacón es muy distinta. Ya en el antiguo Egipto

lunes, 18 de abril de 2016

La vejez, la edad sagrada

La primera foto está tomada de internet y desconozco la mujer, pero la imagen es desde hace mucho una gran isnpiración para mí. En la segunda imagen de rojo aparece Tao Porchon Lynch, mujer de 97 años y profesora de yoga y bailarina. En la tercera imágen, de verde está Ina May Gaskin, matrona y gran ídolo mío. La ilustración del medio es "thread of life" de Jakki Moore y la última una de mis artistas favoritas Inge Löök.
Nunca fui de aquellas que adoraban algún grupo musical o ídolo de nuestros tiempos. No podía sentirme del todo identificada, quizás. Pero con los años, algunas imágenes y personas me han llegado a inspirar y tocar hasta el punto de que guardo sus fotos para mirarles de vez en cuando. Para recordar mi camino, para tener una referente. Para llenarme de ilusión y fuerza. Todas aquellas imágenes son imágenes de mujeres que no conozco, mujeres ancianas que mantienen su sabiduría y su fuerza. La vejez, la edad sagrada.

Esta entrada necesitaba escribirla porque hacerse mayor en nuestra cultura es casi equivalente a dejar de existir, dejar de importar. Te haces más viejo, menos útil, encajas cada vez menos en los estándares de la belleza, tu juicio cada vez importa menos y tu opinión: como la de los niños.
La semana pasada visitamos a una mujer muy especial y querida que pasa parte de su tiempo en una residencia de ancianos. El trato del personal es muy cariñoso y amable, pero aún así, ella odia estar ahí. Y nada más entrar, entendí por qué. Me entristecía enormemente ver esas miradas apagadas, perdidas. Esperando. ¿Esperando el qué? Al autobús que les recogería a las 17 de la tarde, a los hijos que de vez en cuando se pasaban a verlos, la hora de la merienda. La muerte. Quizás enloquecían con su espera y sus recuerdos, sabiendo que el tiempo era limitado y los minutos tan vacíos. Después de una vida cuidando y regalando se quedaron ahí aparcados. Inútiles. Esperando.

¿En qué momento permitimos que nos alejaran de todo lo sagrado de nuestros cuerpos? La menstruación es odiada, los partos temidos y peligrosos, la lactancia algo difícil y pesado, la sexualidad algo vulgar o innombrable y la vejez... si.. la vejez menos innombrable aún si cabe. ¿En qué momento dejamos de honrar a nuestras abuelas y ancianas, su experiencia y fuerza, y en su lugar ver una sombra de lo que un día fueron, manchada de enfermedad y debilidad?

domingo, 17 de abril de 2016

A veces me cuesta encontrar mi voz

Pude haber sido tu aliada
tu compañera, tu amada.
Pero fui violada, asesinada, destruida y temida.
Fui la ofrenda para los dioses de la cosecha,
la esclava de mi amo,
el juguete del rico.
Mi  deber fue dar placer,
recibir al guerreo hambriento con mi cuerpo
nutrirle con mi sangre y alma mutilada
Mi cuerpo no fue nunca mío,
sólo el lugar del alma pecadora de mujer

Me hiciste culpable de los males de la tierra
me nombraste la pecadora, la bruja, la sin nombre
me quemaste viva,
me tiraste la primera piedra con el corazón de hierro

El nuevo espacio físico de Danza de Mujer



Pues sí. Un sueño desde hace  mucho se está haciendo realidad.
Muy prontito estará todo listo...
Algunos ya sabéis lo que llevamos tramando desde hace un tiempo, y para los demás os adelanto que se trata de un espacio físico, un nuevo lugar para los encuentros y reuniones, para las clases y talleres de danza.

Es algo que he soñado desde hace muchos años, nuestro propio espacio para crear y compartir. Y desde que decidimos poner manos a la obra lo veo y lo visualizo cada día lleno de mujeres danzantes, en círculo, charlando. Un lugar entre los árboles lleno de aprendizaje y reencuentros con nosotras mismas y nuestros cuerpos.

Muy prontito. En apenas un mes os enseñaré fotos de nuestro nuevo hogar para todos los talleres y cursos de Danza de Mujer.

Con amor,
Sofía

jueves, 17 de marzo de 2016

Desde la profundidad del puerperio

 
"La Madre" pintura de Cristina Alejos Cañada
Quizás nadie te habló de la profundidad del océano del puerperio. O quizás te habías informado y leído, te creíste preparado para ello, pero aún así las olas llenas de sombras del submundo femenino te arrastran contra las rocas. Ese cansancio, esos sueños tan vívidos. Los recuerdos de tu propia infancia de repente tan presentes y las emociones tan a flor de piel. El olfato que te analiza el ambiente, te cuenta hasta el mínimo detalle de cada persona que se te acerca. Y esas lágrimas que nacen de no sabes dónde cuando deberías estar pasando por el momento más feliz de tu vida: la llegada de tu hijo. Ahora te sientes repleta de felicidad. Pero en el instante siguiente el mundo parece derrumbarse para que luego te des cuenta de que no, no era para tanto. O sí.
La matrona te habló de cuarenta días. Pero no son cuarenta días. Los primeros cuarenta días del puerperio son simplemente esos días cuando aún permaneces debajo de la superficie sin respirar. Tu ser, tal como lo conocías antes, acaba de morir y en tu cuerpo habita otra mujer llamada madre. La intensidad del parto te llevó hacía ese lugar tan cerca del otro mundo, donde las paredes que nos separan casi se hacen transparentes. Esto, para que puedas volver a nacer como aquella nueva mujer-madre. La que está conectada con todo tu ser y todos tus sentidos con tu instinto y intuición, para así cuidar y proteger a tu cachorro.

lunes, 14 de marzo de 2016

Birthcircle - Círculo de parto



Birthcircle in Churriana (Málaga) friday 15 april 10.00-13:00 (in english) //
Círculo de parto en Churriana (Málaga) 22 abril 10:00-13:00 (en español)

A birthcircle is open for everyone who has given birth and would like to share their birthstories and all pregnant women who want to be part of a circle of sisterhood that aims support women to follow and understand their inner cues, desires and needs on their journey trough pregnancy and birth. We´ll share information about conscious birth and pregnancy, prepare blessingways for our pregnant women, meditate, breath together and create a space full of confidence and support. Join us once a month. Babies are welcome. Please confirm your assistance.  For more information you´re welcome to contact me on danzademujer@gmail.com or tlf 607 622 058

Un circulo de parto está abierto para todas las mujeres que hayan dado a luz y deseen compartir sus historias de parto, y todas las mujeres embarazadas que deseen formar parte de un círculo de hermandad que apoya a la mujer a seguir y entender sus claves interiores, deseos y necesidades en su camino a través del embarazo y parto. Compartiremos información sobre el parto y el embarazo natural y consciente, preparamos fiestas de embarazo para nuestras mujeres embarazadas, meditamos, respiramos juntas y creamos un espacio de confianza y escucha. Nos reunimos mensualmente.
Bebés son bienvenidos. Es necesario confirmar asistencia. Para más información ponte en contacto conmigo en danzademujer@gmail.com o tlf 607 622 058


miércoles, 10 de febrero de 2016

Marzo llega con novedades y mucha Danza!


La semillita de primavera ya está brotando. Y con ella las nuevas clases de danza, talleres mensuales y encuentros de danza oriental consciente.

En marzo arrancamos con ilusión y ganas las nuevas clases de danza oriental fusión en Churriana (Málaga) con horarios por la mañana y por la tarde, y un grupo especifico para embarazadas y para mamás con sus bebés. Estos son los nuevos horarios:

miércoles, 3 de febrero de 2016

La normalización de un suelo pélvico flojo


Después de leer este artículo estupendo sobre el orgasmo y el suelo pélvico, me quedo pensando en la normalizacion que existe sobre el suelo pélvico insano.

Lo normal es que hasta que no te quedes embarazada, nadie te habla de tu suelo pélvico. Quizás habrás visto las compresas para incontinencia adulta, o escuchado a tu madre o abuela quejarse casi a escondidas, pero piensas que eso es algo inevitable de la vejez. Como la demencia. O la decadencia del cuerpo. Y es totalmente normal que nuestros cuerpos (y mentes) sufren una decadencia grave conforme pasan los años. Por el desgaste. Por no tener tiempo de recuperarse, por falta de la alimentación correcta, por falta de ejercicio adecuado. Quizás por falta de alegrías y por exceso de tristezas, estrés y la vida a un ritmo demasiado acelerado. Pero quizás no tiene por qué ser así. Quizás enfermedad y cansancio no tiene por qué ser sinónimo de haber vivido más años.
Igual que embarazo, posparto o mujer madura no tiene por qué ser sinónimo de incontinencia urinaria o un suelo pélvico más flojo.
Pero qué pasa, cuando nos quedamos embarazadas y el cuerpo tiene que soportar todos esos kilos extras, si desde un principio tenemos un suelo pélvico flojo, ignorado y que lleva años soportando malas posturas y poco o nada de fortalecimiento? Entonces la incontinencia urinario es totalmente normal y comprensible. Pero no inevitable. Lo normal no debería ser

lunes, 21 de diciembre de 2015

La influencia de las propias creencias en la experiencia de parto

¡Buenos días!

Quiero compartir con vosotros los resultados del trabajo, que tantas de vosotras me ayudasteis a realizar contestando a las encuestas. Se trataba de mi trabajo fin de grado de Psicología y quería investigar la relación entre nuestras propias creencias y el desarrollo de nuestro parto. Los resultados son muy interesantes y abren puertas para futuros investigaciones para mejorar la atención y la experiencia de la madre embarazada, y así de paso, para el recién nacido. Si quieres leer el trabajo completo o ver las conclusiones te dejo el enlace al trabajo aquí:  La influencia de las propias creencias en la experienca de parto

¡Que tengáis buen comienzo de la semana!